Historia de la danza moderna: Émile Jaques – Dalcroze

En esta nota: Émile Jaques – Dalcroze

Continuando con la serie de publicaciones sobre la “historia de la danza moderna”, otro precursor con el que nos encontramos, es Émile Jaques -Dalcroze cuyo método de rítmica a través del movimiento influenció a la nueva generación de creadores y precursores danza moderna, como ser: Mary Wigman y Rudolph Laban. 

A través de este artículo quiero compartir un poco de su historia y las bases de su método  cuyos aportes son muy importantes en la educación musical, danza, musicoterapia y danzaterapia.

Émile Jaques -Dalcroze (1865 – 1950, Austria – Suiza)

Breve reseña de su historia:

Nace en Viena el 6 de julio de 1865, fue un músico, pedagogo y compositor. En 1892 comenzó su carrera como un pedagogo en el Conservatorio de Música de Ginebra, donde él enseñó armonía y solfeo. Fue en sus cursos de solfeo donde comenzó observar en  su alumnado una conexión débil entre ritmo y gesto,  así como también, la ausencia de armonía y coordinación entre movimiento y su aplicación. Estas observaciones lo  llevaron  a indagar sobre las causas y encontrar  soluciones a través de la rítmica y la expresión corporal estilizada de los sentimientos y emociones musicales.

Para Dalcroze  la música es el fundamento de la estimulación del movimiento y danza, buscando la armonía del movimiento.

El método Jaques – Dalcroze

Entre 1903 y 1910, Dalcroze comenzó a dar presentaciones públicas de su método y en 1915 fundó el Instituto Jaques-Dalcroze de Ginebra para enseñar y desarrollar su sistema (Eurhythmics) Este método de aprendizaje musical se basa en el  la importancia del movimiento corporal para desarrollar la educación del oído y la percepción del ritmo a través de la totalidad del cuerpo. Utilizando para ello, la rítmica, el solfeo y la improvisación.

El objetivo del sistema es armonizar las facultades sensoriales, motrices,  mentales y afectivas del individuo, mediante la atención y la sensibilidad. En estas facultades se encuentran y se relacionan con la filosofía de Platón respecto a la « música» el gesto, expresión del cuerpo, el verbo, expresión del pensamiento, y el sonido, expresión del alma.

El aprendizaje grupal de la metodología fomenta las capacidades de adaptación, reacción, sociabilización e integración.  Al mismo tiempo que desarrolla una educación auditiva activa, conciencia corporal y estimula capacidad para improvisar corporal y musicalmente.

Los ejercicios corporales que se realizan en el aprendizaje del método, permiten crear una imagen interior del sonido, ritmo y forma. Además, se utilizan recursos auxiliares como pelotas, aros, cintas, pentagramas, pañuelos, percusión con panderos, entre otros.

La rítmica se fundamenta en la movilización de mente y cuerpo. Los beneficios del método se aplican en niños, adultos, discapacidad mental, sensorial o motora.

Asimismo, la rítmica se sirve del entorno espacial como medio para realizar  movimientos y desplazamientos corporales, posibilitando descubrir las relaciones de la energía, el espacio y el tiempo y produce el efecto que Dalcroze llamaba “corriente de conciencia” entre las diferentes partes del ser.

Algunas aportaciones del método, según Megías Cuenca (2009) :

  • Los ejercicios deben estar subordinados a las capacidades manifiestas de los alumnos y a sus posibilidades de expresión.
  • Se debe respetar la espontaneidad del alumno.
  • La improvisación es una estrategia imprescindible a la hora de trabajar con el cuerpo y lograr el desarrollo personal, expresivo y artístico.
  • Es muy importante ayudar a cada alumno a descubrir sus posibilidades latentes,
    aunque presente dificultades o menos aptitudes aparentes (para la música, la
    danza,..)
  •  La dinámica de clase debe buscar en ciertos momentos ejercicios de reacción
    (auditiva, visual, táctil,..) para no caer en automatismos.
  • Potenciar la escucha a través de todo el organismo.
  • Ayudar a percibir y responder corporalmente ante cambios de matices musicales.
  • Ayudar al alumno a sentir que los ritmos corporales difieren espontáneamente en fuerza y en duración según el peso y el tamaño de los miembros puestos en movimiento.
  • Efectuar movimientos con un mínimo de energía y un máximo de eficacia, utilizando el poder dinamizante y canalizador de la música.
  • Trabajar la respiración adecuada y consciente.
  • Potenciar que el alumno encuentre su propia forma de actuar, que no se limite a imitar formas, sino que encuentre su propia “actitud”.

Tras este breve resumen podemos reconocer los aportes de Jaques – Dalcroze que tiene tanto para la educación musical como para la danza, así como también, para la musicoterapia y danzaterapia. El  método rítmico de de Jaques – Dalcroze se  fundamenta en la educación a través del cuerpo y del movimiento y  propone que la música, sea enseñada a través del movimiento, lo que vincula aun más la música con la danza. Al mismo tiempo que relaciona  la movilización y desarrollo de la mente con cuerpo, añadiendo así el aspecto cognitivo y psicológico.

“Me entrego a soñar una educación musical en la que el cuerpo desempeñaría por sí mismo, el papel de intermediario entre el sonido y nuestra mente, y se convertiría en el instrumento directo de nuestros sentimientos” Bachmann (1998)

Nota de: Natalia Iglesias para DANZAT

Fuentes consultadas:

Bachmann, Marie-Laure: “La rítmica Jaques-Dalcroze”. Una educación por la música y para la música” Ed. Pirámide, Barcelona, España, Traducción: 1998.

Llongueres, Joan: “El ritmo en la Educación y Formación General de la Infancia” Ed. DINSIC Publicacions Musical, Barcelona, España, 2002.

Megías Cuenca, M. Isabel: Optimización en procesos cognitivos y su repercusión en el aprendizaje de la danza. Valencia: Universidad de Valencia. Servicio de
publicaciones, 2009.

Enlaces relacionados:

https://www.dalcroze.ch/english/what-is-eurhythmics/

https://www.contemporary-dance.org/historia-de-la-danza-moderna.html

A %d blogueros les gusta esto: